Opinión

Madrid, para comérsela

Alejandro Sánchez |Madrid |06 de Febrero de 2018, 09:00

Las añadas de los Vinos de Madrid de 2016, 2014 y 2010 merecieron la calificación de “excelente”. 

Hay que ver lo rico que se come en la Comunidad de Madrid. Y no solo en Madrid Fusión, que ha celebrado recientemente su décima sexta edición en la capital, sino en toda la Región. Porque la gastronomía que hay aquí es de primer nivel.
 
Así lo demuestra el hecho de que haya habido este año tres chefs madrileños entre los venidos de todo el mundo a esa cita de renombre internacional. Y así lo exhiben las Estrellas Michelin, nada menos que 28, otorgadas a una veintena de restaurantes que sirven manjares de chuparse los dedos por la geografía madrileña.
 
Esos restaurantes, y muchos otros de toda la Región, trabajan con alimentos traídos de todas partes, porque la buena cocina requiere no solo elaboración y presentación, sino buenos ingredientes.
 
Entre esos alimentos se cuentan los muchos y muy ricos que se cultivan o producen en los municipios madrileños. Y el Gobierno de Cristina Cifuentes, fiel a su compromiso de hacer de Madrid una Región cada día mejor, trabaja con tesón para que los excelentes productos madrileños se conozcan más y tengan la mejor calidad. Y para que podamos disfrutarlos en las tiendas o en los restaurantes quienes aquí residimos y, por supuesto, quienes vienen a visitarnos.
 
A tal fin promueve el Gobierno de la Comunidad el sello “M Producto Certificado”, con el que se distingue el número cada vez mayor de alimentos de calidad contrastada que se generan, elaboran o transforman en la Región madrileña.
 
Y cuida nuestras seis figuras de excelencia alimentaria: Denominación de Origen Vinos de Madrid, Indicación Geográfica Protegida Carne de la Sierra de Guadarrama, Denominación de Calidad Aceitunas de Campo Real, Denominación Geográfica Anís de Chinchón, y las Marcas de Garantía Aceite de Madrid y Huerta de Villa del Prado.
 
Y garantiza el valor de la etiqueta “Producto Ecológico Certificado (por el Comité de Agricultura Ecológica de la Comunidad de Madrid)” que llevan muchos sustentos madrileños. Y apoya el buen nombre de otras exquisiteces autóctonas como la fresa y los espárragos de Aranjuez, los melones de Villaconejos o los judiones de la Sierra Norte. Y trabaja para el futuro reconocimiento institucional de otros dos productos de la Sierra de Guadarrama: la miel y el queso elaborado con leche de cabra.
 
El queso es, precisamente, otro de los manjares que prestigian el sector alimentario madrileño. Cinco queserías artesanas y tres industriales han cosechado un total de 16 Medallas en la última edición de los World Cheese Awards (para entendernos, los “Oscar” queseros).
 
Las añadas de los Vinos de Madrid de 2016, 2014 y 2010 merecieron la calificación de “excelente”. Y el Aceite de Madrid, de oliva virgen extra, se obtiene exclusivamente de frutos recogidos de los árboles, no de los caídos a la tierra.
 
Otra de las líneas de trabajo de la Consejería de Medio Ambiente madrileña es contribuir a que los alimentos producidos en la Región estén a disposición del consumidor, para lo cual facilita la relación de los agricultores madrileños con las grandes superficies a fin de que éstas comercialicen los productos de la Huerta de Madrid e impulsa mercados singulares como “La Despensa de Madrid”, que ha recorrido 51 municipios madrileños, “Cómete Las Ventas”, en la Plaza de Toros de la capital, o el “Día de Mercado” de la Cámara Agraria, que precisamente ha tenido lugar este pasado sábado en la Casa de Campo.
 
Y toda esta labor del Gobierno Regional es digna de aprecio, por diversas razones. Entre otras, la de que disponer de buenos alimentos y comer rico le gusta a todo el mundo.
 
También, porque apoyar el consumo de alimentos de proximidad, o de “kilómetro cero”, tiene efectos positivos para nuestra Región, como facilitar el arraigo en las zonas rurales de quienes quieren vivir en ellas o reducir la contaminación del aire derivada del transporte de productos que vienen de lugares alejados de los puntos de venta.
 
Y no menos importante: porque impulsar la economía, que es voluntad inquebrantable de Cristina Cifuentes, mejora el empleo y la prosperidad de los madrileños. En nuestra economía cuenta mucho el sector agroalimentario, en el que hay 11.532 explotaciones agrarias, 4.836 ganaderas y 1.360 industrias; en el que trabajan 114.000 personas, de las que más de 20.000 tienen empleo directo; y que exporta anualmente más de 1.500 millones de euros, el doble que hace diez años.
 
La Comunidad de Madrid tiene alimentos muy sabrosos y de primera calidad. Y el Gobierno de la Comunidad de Madrid hace cuanto está en su mano para mejorarlos y para que podamos disfrutarlos quienes deseamos comer sano y rico.
 

Alejandro Sánchez es diputado del Partido Popular en la Asamblea de Madrid.

  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario